Zys Planet

¿Conoces el Protocolo de Kioto?

Todos hemos oído hablar del Protocolo de Kioto, sobre el cambio climático, y sabemos más o menos de qué va este protocolo, pero ¿en qué consiste?

Este acuerdo se creó a modo de respuesta por la amenaza que suponía el campo climático y los problemas que las industrias mundiales plantean al medio ambiente.

Es un Protocolo de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el cambio climático (CMNUCC).

Este acuerdo internacional tiene por objetivo: 

Reducir las emisiones de seis gases de efecto invernadero que causan el calentamiento global.

Estos gases son:

Se produce en el mundo a gran escala cada vez que se queman combustibles fósiles.

Es el factor más determinante para el cambio climático y el mayor objetivo de Kioto.

Procede, en su mayoría, de los fertilizantes que se usan en los procesos agrícolas.

Actualmente la actividad agrícola, debido a los métodos usados, es una de las actividades que más daño produce al medioambiente.

Lo emiten los vehículos que utilizan combustibles fósiles.

Es uno de los gases de efecto invernadero que causa mayor efecto en nuestra atmósfera.

Gases presentes en muchos procesos industriales.

Para ver la complejidad de todos los factores que influyen en el medioambiente, Zys con cuenta que en la búsqueda de productos que sustituyeran a los famosos CFC,s (clorofluorocarbonos) y otras sustancias de elevado poder destructivo de la capa de ozono, se emplearon estos gases fluorados (HFC, PFC, y SF6) porque no afectan a la capa de ozono, pero se han incluido en el Protocolo de Kioto al tener un elevado potencial de calentamiento atmosférico y una larga permanencia en la atmósfera, contribuyendo al denominado “efecto invernadero” y por tanto siendo perjudiciales para el cambio climático.

Manos protectoras. Pixabay

Se estableció que el compromiso sería de obligado cumplimiento cuando lo ratificasen los países industrializados responsables de, al menos, un 55% de las emisiones de CO2.

Cada país, obligado por Kioto, tiene sus propios porcentajes de emisión que contribuyen a la disminución de la contaminación global.

El protocolo fue inicialmente adoptado el 11 de diciembre de 1997 en Kioto (Japón), pero no entró en vigor hasta el 16 de febrero del año 2005.

El objetivo principal del Protocolo de Kioto es reducir las emisiones de gases de efecto invernadero para todos aquellos países que lo hayan firmado.

A cada país se le exige el cumplimiento de unos objetivos cuantificados, que varían según el volumen de emisiones contaminantes que emitían a la atmósfera en 1990.

Lo que se pretende conseguir son unas metas de reducción de emisiones para un número de países industrializados, entre ellos todos los miembros de la Unión Europea. Los permisos de contaminación (lo máximo que pueden contaminar) se calculan dependiendo de las tasas de polución que cada nación emita.

El Protocolo de Kioto es un acuerdo complejo, ya que no solo debe ser eficaz frente a un problema mundial, como es el cambio climático, sino que también debe ser políticamente aceptable y económicamente viable.

Todos estos problemas hacen que el protocolo avance muy lentamente y los objetivos no se estén cumpliendo enteramente.

Los objetivos no son vinculantes por lo que cualquier país podría no cumplirlos y no recibir sanciones por ello.

Desde el principio, países como Estados Unidos, altamente contaminantes, apoyaron al principio el tratado para después rechazarlo. Otros países contaminantes hicieron lo mismo al comienzo, como Canadá, Australia, Nueva Zelanda y Japón, pero al final lo firmaron en el año 2002.  Rusia tuvo dudas al principio, aunque finalmente también se adhirió al protocolo en el año 2004. China, en ningún momento se planteó firmarlo (desde el año 2005, es el país más contaminante del mundo).

El 16 de febrero de 2005 fue un día importante para nuestro planeta, al ser el pacto ratificado por 141 países, aunque no se encontraba entre estos el gran país estadounidense ni China.

Hoy en día, las naciones que siguen el tratado emiten un total de 62% de los gases totales del Planeta.


A los países miembros de la Unión Europea se le exige una reducción del 8%. Sin embargo, hoy por hoy no logrará cumplir plenamente sus objetivos más que en un 6%, según estima la Agencia Europea del Medio Ambiente (AEMA). 

La situación en España es todavía más complicada, porque supera en un 40% las emisiones que se producían hace 15 años.

Como vemos, es misión individual y colectiva trabajar para tener un mundo mejor.

El Protocolo de Kioto finalizará definitivamente en el año 2020, cuando comiencen a realizarse las actuaciones de Acuerdo de París, celebrado en diciembre de 2015.

Ya observamos que todo el mundo no piensa igual, pero tratados como este Protocolo de Kioto sirven para avanzar por el camino correcto para dejar a nuestros hijos un mundo mejor, pero para que esto ocurra se tienen que respetar y cumplir los compromisos firmados. 

.

Nos dice Zys, que si te ha parecido interesante este artículo lo compartas con tus amigos.

¡Cuidar nuestro planeta es responsabilidad de todos!

¿Quieres cuidar el planeta?
Te regalamos Nuestra Guía del Medioambiente
TOTALMENTE GRATIS

Nuestra guía tiene como finalidad proporcionar una selección de buenas prácticas ambientales y recomendaciones para ayudar a vivir de forma sostenible y respetuosa con el medioambiente.

¡Enhorabuena, tu solicitud se ha enviado correctamente!

Salir de la versión móvil